viernes, 20 de febrero de 2009

Latinoamérica contra el racismo

Fue mucho lo que lloré", confesó Lágrima Ríos, de 79 años, la cantante negra más popular de Uruguay, al intervenir en forma improvisada en el Seminario contra el Racismo en América Latina y el Caribe, que se llevó a cabo en Montevideo con especialistas de 17 países.

Emocionada, la artista y activista racial agregó: "también quiero que todos conozcan, que sufrí racismo en la embajada de Uruguay en Alemania, cuando nuestro embajador en ese país me hizo entrar por la cocina y él salió por la puerta principal.

Durante dos días en la sede de Mundo Afro, promovido por la Fundación Konrad Adenauer, se debatió sobre mecanismos jurídicos sobre la discriminación racial, la xenofobia y todo tipo de intolerancia, con el objetivo de impulsar la Convención Interamericana contra el Racismo, organismo cuya creación se estudia en la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Historia de conquista y esclavitud

Según Naciones Unidas, los descendientes de africanos son el 30% de la población de América Latina y el Caribe y los indígenas entre el 8 y el 15%.

Esas comunidades, dijeron a la BBC Jayesh Rathod y Zakiya Carr Johnson, de International Human Rights Law Group, "siguen afectadas por la discriminación y la marginación".

Alicia Saura y Lágrima Ríos, de Mundo Afro
Lágrima Ríos (der.) se llevó la mayor ovación del encuentro.

"América Latina y el Caribe -aclaró Rathod- comparten una historia de conquista, colonización y esclavitud", por lo que una Convención contrarrestará el poderoso legado de la explotación que deberían enfrentar en forma conjunta.

La directora del Departamento SOS Racismo de las Organizaciones Mundo Afro y miembro de la Red de Abogados Afrodescendientes de América Latina y el Caribe, Alicia Saura, denunció que "la discriminación es todavía muy importante en prácticamente todos los países".

Existe una Convención internacional para la eliminación de todas las formas de discriminación racial, que en Uruguay -agregó Saura- "tiene fuerza de ley, pero no todos los países reconocen la competencia del comité al cual se elevan las denuncias".

En Uruguay la población afro-descendiente es del 5,9% de los 3.300.000 que habitan el país. Contra ellos "hay un racismo solapado y por eso mismo, más cruel y difícil de combatir", explicó Saura.

Brasil, el mayor problema

Flavia de Lima, del Núcleo de Estudios Negros de Brasil, indicó a la BBC que su país es el segundo en población de raza negra en el mundo, luego de Nigeria.

Setenta millones de personas no son invisibles
Flavia de Lima, Núcleo de Estudios Negros de Brasil

Son 70 millones de personas, por lo que "no puede haber invisibilidad del problema", aseguró.

La discriminación "lleva a un nivel muy malo de desarrollo de la población negra, lo que afecta directamente sus derechos económicos y sociales".

La situación -continuó- "se refleja más en el mercado de trabajo y la educación".

Sobre las soluciones, De Lima señaló que "primero, hay que tener políticas públicas efectivas, para el 46% de la población de Brasil. Segundo, implementar políticas y acciones en salud, educación, trabajo y violencia, para desarrollarse y buscar la igualdad con la población no negra".

Humberto Adami, del Group Affinity Affirmative Action por Brasil, defendió por su parte "las cuotas raciales" para ingresar a las universidades, tema que "sufre un ataque judicial muy grande" ya que "el ingreso de negros a la universidad, causó gran debate que llegó a las cortes internacionales".

Perú entre dos historias

Para Juan González, uno de los asistentes peruanos al seminario, "el problema esencial es que se niega la existencia del racismo y la discriminación racial y por ello, el Estado y los gobiernos no implementan políticas para resolverlo".

Flavia de Lima, del Núcleo de Estudios Negros de Brasil y Humberto Adami, de Group Affinity Affirmative Action
"En Brasil, 70 millones de personas no son invisibles", dijo Flavia de Lima.

Consulta por la BBC sobre cómo superar el problema, explicó que "se requiere sensibilizar a todo nivel, de que nuestro país es racista".

Destacó que "en la educación es gravísimo. La historia oficial no recoge la historia de los pueblos discriminados, que no solamente son los negros, sino también los nativos e indígenas".

"Hay que modificar problemas educativos, incluyendo hechos históricos importantes, trabajar con los profesores, e incentivar y motivar a la opinión pública, y fundamentalmente, a los medios de comunicación".

Del canto a la denuncia

En el encuentro internacional, a Lágrima Ríos, también presidenta de Mundo Afro, se le quebró su voz más conocida como cantante del típico candombe uruguayo, y finalizó su denuncia exhortando:

"Debemos seguir luchando y uniéndonos. Para lograr todo lo que se dice y habla muy bien. Queremos ver los resultados ya. Porque hace muchos años que vivimos relegados. Hace muchos que quería hablar. Estaba como sentada arriba de un brasero encendido"

Luego recibió el mayor aplauso en los dos días de deliberaciones.

0 comentarios: